Estamos culminando un año más, en el que vivimos cosas maravillosas, logramos metas y otras las dejamos pendientes, precisamente esas que dejamos pendiente son las que ponemos de primeras en nuestra lista de propósitos para el año nuevo, aquí identificaremos cuáles son esos propósitos más comunes que dejamos a mitad de camino y te daremos algunos tips para que eso no suceda más.

1. Entrar al gimnasio

Esta es una de las metas más comunes al finalizar año, empezar a tener hábitos de ejercicio o vida saludable en general, pero ¿por qué muchas personas solo van el primer mes del año o incluso solamente las dos primeras semanas? Bueno la respuesta es que nuestro cuerpo necesita mínimo 21 días de rutina consecutiva para adquirir un hábito, en el caso del hábito del ejercicio puedes empezar a implementar rutinas pequeñas para que tu cerebro vaya asimilando que estás incorporando un nuevo hábito, puedes ponerte la meta de empezar a hacer ejercicio 2 veces por semana el primer mes y poco a poco ir aumentando los días hasta que se vuelva automático en tu rutina. Otro aspecto importante que debes tener en cuenta es que el ejercicio es un proceso lento por lo tanto no vas a perder en tan solo 1 mes todos los kilos demás del año que acaba de pasar, ponte metas alcanzables para que empieces a ver pequeños cambios en tu cuerpo y eso te motivará, pero sobre todo implementa el ejercicio en tu vida para sentirme mejor físicamente, por salud.

2. Aprender inglés

Todos somos conscientes que aprender un nuevo idioma y sobre todo el inglés, es algo que debemos hacer en la vida, sin embargo muchas personas se retiran fácilmente de esta meta, porque en dos semanas no consiguieron el B2. Para esta meta aplica la misma teoría de la anterior, necesitas tener un mínimo de días para que tu cerebro asimile que estás haciendo algo nuevo. Algunas cosas que puedes implementar es: escuchar música en inglés y tratar de entenderla mirando la traducción, poner tu teléfono en idioma inglés esto te ayudará a asociar palabras con iconos y con acciones repetitivas. Cuando ya le hayas dado estas señales a tu cerebro puedes empezar a crear un plan de cómo vas a estudiar para no saturarte y no ponerte metas inalcanzables, esto evitará que te frustres y hará que realmente sientas que estás aprendiendo.

3. Viajar más

Y ¿quién no quiere viajar más? Esta meta es una de las más comunes y en algunos casos se cumple pero parece que no es suficiente o no los destinos que queríamos, ¿qué puedes hacer para que esto se te vuelva un sueño cumplido? Si realmente no tienes la costumbre de hacerlo puedes empezar por elegir destinos cercanos que estén a tu alcance en cuanto a presupuesto y tiempo, año tras año podrás ir aumentando el número de destinos o elegir menos destinos pero que requieran más tiempo, dinero y distancia. Es muy importante que tengas en cuenta que debes ahorrar previo al viaje para que logres hacer todo lo que se pueda, también ten en cuenta ponerle fecha para que puedas organizar tu agenda para esos viajes, finalmente debes investigar muy bien los destinos y cotizar diferentes opciones de hospedaje, alimentación, desplazamientos para que no salgan imprevistos que no puedas solucionar.

4. Leer más libros

En este propósito, te sugiero que primero examines cuál es tu nivel de hábito con la lectura, puedes preguntarte ¿Cuántos libros leí en un año? ¿Cuántos días me demoro leyendo un libro? Con esto te darás cuenta qué tan ágil eres leyendo y cuál es tu capacidad, así podrás ponerte metas más alcanzables y satisfactorias. Algunos tips que puedes tener en cuenta es: si tu respuesta es no me leí un solo libro el año pasado o empiezo varios pero no los termino, te sugiero que primero implementes el hábito de leer 5 minutos durante 4 días a la semana, esto te permitirá conocer con lentitud el libro que elegiste, leerás con consciencia y te interesarás más en el contenido, lo que hará que después de las dos primeras semanas, puedas aumentar el tiempo a 10 minutos y poco a poco aumentar o los minutos o los días. Esto hará que tu cerebro tenga 21 días para adquirir este nuevo hábito, ten en cuenta también elegir libros sencillos de leer en cuanto a su estructura y número de páginas, de esta manera disfrutarás la lectura y se convertirá en un hábito realmente agradable y no en un compromiso molesto.

Finalmente puedes señalar en tu calendario qué días haces ejercicio, qué días lees, qué días planificas tus viajes y qué días te pones a estudiar inglés, y así, mes tras mes puedes identificar si realmente estás dedicando tiempo y destinando espacio para esas metas y ver qué tanto has avanzado, con esta revisión mensual tendrás en cuenta estos propósitos durante todo el año y no solo en los primeros días y luego olvidarlos.

Recuerda que todas las metas son posibles, solo no esperes lograrlas todas en el primer mes del año, incorporarlas en tu rutina poco a poco y cada vez que quieras desistir, recuerda por qué empezaste, esas pequeñas metas te harán llegar a tus sueños.